Conocer este pequeño espacio de tierra llamado Asturias, es el objetivo con el que nace Semeyas de Asturias.

Escarpadas y abruptas montañas, frondosos bosques, rios, arroyos, cascadas, acantilados, playas y recónditas calas, configuran esta ancestral tierra de belleza indescriptible.

Conociendo, disfrutando, divulgando y colaborando en la medida de nuestras posibilidades, en la protección de sus espacios naturales, su flora y su fauna salvaje, contribuiremos a que generaciones posteriores, disfruten de esta tierra mágica, de este Paraíso Natural, que es Asturias.

Asturias, es en muchos casos el último refugio para muchas especies que caminan hacia la extinción.

Nuestra conducta cuando nos internemos en sus bosques, en la montaña no ha de ir encaminada solo hacia nuestro propio disfrute, sino a colaborar en defender la supervivencia de todos los seres vivos que comparten este espacio con nosotros.

Osos pardos, lobos, zorros, ciervos, rebecos, corzos, gamos, nutrias, etc. etc. , su existencia depende de como nos comportemos.

Solamente si respetamos sus costumbres, su hábitat natural, solamente así, tal vez mañana en la cumbre de una montaña, en un claro de un bosque podamos en compañía de nuestros hijos o de nuestros compañeros de ruta, mientras comemos un bocadillo, observarlos en todo su esplendor y compartir con ellos un momento único y mágico.



Popular Posts

domingo, 15 de marzo de 2009

Las Hoces del Esva

Ruta de las Foces del Río Esva.

El Paisaje Protegido de la Cuenca del Esva se distribuye por los concejos de Valdés, Tineo y Salas.

La parte alta de la cuenca del Esva presenta un relieve abrupto, sin embargo, en su tramo medio y dentro del concejo de Valdés, la confluencia del Esva y el Naraval da lugar a las amplias vegas sobre las que se sitúa la parroquia Paredes.




Por su búsqueda del equilibrio entre la conservación de un medio natural tan singular y las actividades ligadas al medio rural, por la recuperación de las señas de identidad, …

El valle y Parroquia de Paredes fueron galardonados en el año 2001, con el premio Príncipe de Asturias al Pueblo ejemplar.



Incluido en el ámbito de protección del Paisaje Protegido de la Cuenca del ESVA, se encuentran las Hoces del Esva, una garganta excavada por el río entre San Pedro de Paredes y la Chanona, declaradas en el año 2002 Monumento Natural por el Principado de Asturias.

Entre las sierras de Silvanella y Adráu, se alzan las paredes de las hoces, que en algunos puntos de sus 6 km de longitud, llegan a alcanzar los 400 metros de desnivel.




Existen dos rutas de montaña señalizadas, (PR.AS 1 y PR.AS 2), que saliendo respectivamente de San Pedro de Paredes y de Bustiello, nos permiten adentrarnos y disfrutar de esta joya de la naturaleza.

Para acceder tanto a San Pedro como a Bustiello , se puede tomar la AS 220 desde Luarca (dirección Almuña) ó desde Brieves la N 634.

Aún cuando habíamos decidido realizar la ruta que parte de Bustiello , hicimos una primera parada en San Pedro de Paredes.


Tras la visita a San Pedro de Paredes, nos ponemos de nuevo en ruta y por una estrecha carretera nos dirigimos hacia Bustiello.
En el lugar conocido como el Sucu, frente a la aldea de Longrey , comienza la ruta.



No existe posibilidad alguna de pérdida o confusión, el comienzo de la ruta está perfectamente señalizado, existiendo además varios paneles explicativos de la misma.


En 1998, el desbordamiento del río Esva destruyó parte de la carretera que unía al pueblo de Bustiello con el resto de la parroquia; el trabajo y la colaboración desinteresada de los vecinos permitieron acondicionar una pista y volver a comunicar la localidad.
Por esa pista, tras cruzar el puente sobre el Esva situado a unos metros de los paneles señalizadores, nos encaminamos hacia Bustiello.



Atravesamos Bustiello y por un camino bien marcado, en suave ascenso, comenzamos nuestra marcha.


Tras una pequeña subida, llevando el Esva abajo a nuestra izquierda, el camino comienza a descender y en breve nos encontramos con la primera bifurcación :

Como se puede apreciar en la imagen, algún “animal de dos patas”, que no tenía otra cosa mejor que hacer, incomprensiblemente, se entretuvo en estropear la señalización, rompiendo las picas indicativas de la PR.AS 1 y 2, dejando sólo la que indica la bajada a la Central Eléctrica .

Si seguimos de frente, nos encaminamos hacia las Hoces del Esva, si tomamos el camino que baja a la izquierda llegaremos al río y a la vieja central eléctrica, pero después tendremos que regresar a este mismo punto para continuar nuestra ruta.


La bajada hasta la central eléctrica es cortita y en unos 30 , 35 minutos podemos estar de nuevo arriba.


Aunque en el camino hay que sortear algún que otro árbol caído, fruto de los temporales de este invierno.

La central hidroeléctrica abandonada hace ya muchos años , aún conserva gran parte de su ya obsoleta y oxidada maquinaria.














A pesar de lo que pueda parecer por las anteriores imágenes, el río Esva es uno de los que conserva un mejor estado de naturalidad y una vegetación más desarrollada entre todos los cauces costeros de la región cantábrica.



Tras regresar al punto donde se encontraba la bifurcación , emprendemos la marcha de nuevo hacia las hoces.


El camino en suave pendiente nos llevará hasta el lugar conocido como el Cabanón.




Desde este aquí, tenemos ya una esplendida y maravillosa vista de las Foces del Esva.


Las laderas del desfiladero se encuentran salpicadas de retazos de carbayedas, algunas plantaciones forestales y una estrecha aliseda ribereña ceñida al cauce.


Un poco más adelante, antes de que el camino se adentre directamente en las foces nos encontramos con una nueva señalización.




Continuamos la marcha , mientras disfrutamos de las impresionantes panorámicas que nos ofrece el Esva deslizándose hacia el valle de Paredes.


Poco a poco, la senda labrada en la roca va descendiendo suavemente buscando las aguas del río.


La senda se interna entre las abruptas paredes de las foces, con paredes verticales que en algunos puntos alcanzan los 400 metros de desnivel.


En determinados tramos, la senda es un estrecho paso de escasamente un metro de anchura entre el río y la pared totalmente cubierta de helechos, musgos , etc...



Nuestra marcha, discurre ahora muy cercana al río Esva, andamos bajo las ramas de los alisos que crean un ambiente umbrófilo y húmedo.


Por unas escaleras labradas en la roca, ganamos altura y nos separamos momentáneamente del curso del Esva.
Desde aquí, ya se ve la antigua presa de la central hidroeléctrica, donde termina la ruta señalizada como PR.AS 2.
Descendemos y dejando atrás las compuertas del embalse llegamos a la orilla del Esva.




Este es el punto donde acaba la ruta señalizada como PR.AS 2, pero se puede continuar río arriba , por un sendero construido recientemente que lleva al pueblo de Calleras, ya en el Concejo de Tineo.

Continuamos adelante por el sendero , escaleras arriba y abajo , siempre pegados al cauce del río.



Que nos regala con imágenes como ésta:



Las riberas del Esva mantienen la que probablemente constituya la más nutrida población de nutrias (Lutra lutra) de los cauces asturianos.






Con suerte y guardando el silencio necesario, es posible ver alguna de ellas, pero nosotros no tuvimos esa suerte.

Junto a las nutrias , truchas, salmones y anguilas, componen la enorme riqueza piscícola que albergan las aguas del Esva.

En nuestro recorrido entre el bosque de ribera se puede escuchar cantar al Martín Pescador y observar alguna de las especies que se encuentran recogidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias, como la píjara (Woodwardia radicans).

Además de las especies características del medio fluvial, esta zona mantiene poblaciones de especies cinegéticas como el jabalí o el corzo.






Es un lugar de una belleza incomparable, sencillamente impactante, que invita a sentarte y disfrutar contemplándolo.



Pero por desgracia todo tiene su final y con pesar, tras comer, comenzamos el regreso .



El agua , se desliza por las paredes rocosas y las fuentes buscando el cauce del Esva.




El regreso se hace corto , tras pasar de nuevo junto a las compuertas del embalse, una pequeña última subida, ya muy cerca del Cabanon.



La ruta esta llegando a su fin, ya se ven las primeras casas de Bustiello de Paredes.



Junto a este bonito hórreo nos despedimos de las Hoces del Esva, no sin antes prometernos que esto, no es un adiós, es un hasta luego, ya que seguro que volveremos.

9 comentarios:

Eliseo 19 de marzo de 2009, 7:19  

Estupendo reportaje y muy buenas fotografias,
Cada dia que pasa me sorprende más la belleza de vuestra tierra.
Un abrazo

Carlos 25 de marzo de 2009, 10:40  

Efectivamente, una vez tengo que agradeceros que compartáis tan lindos paisajes con nosotros.
A mí apenas me quedan diez días para estar allá en vuestra tierra, Asturies, patria querida.
Esperemos que haga buen tiempo, por favor.
¿Cómo lo veis?
Un saludo.

www.semeyasdeasturias.blogspot.com 26 de marzo de 2009, 4:30  

Carlos:
Gracias a ti, por tus comentarios y por tu pasión por Asturias.
En cuanto a lo del tiempo......., uff
LLevabamos casi cuatro semanas sin que llueva, para este fin de semana dan tiempo de regular a malo, no sé, no sé...
Además, los que conocen el tiempo de verdad, no los de la tele, dicen
que aún queda una gran nevada por caer...
Un saludo

virseda 28 de diciembre de 2009, 7:30  

Estupendo reportaje,yo hice esa ruta hace cuatro años,maravillosa,ami me encanta perderme por Paredes lo conoci hace 15 años y regreso todos los años.

Anónimo 5 de marzo de 2010, 2:24  

Os recomiendo esta ruta sin duda alguna, como podeis ver en las fotos es preciosa. Soy una gran conocedora de la zona ya que mi madre es de Bustiello (comienzo de la ruta). Si quereis algun tipo de información de como llegar donde comer, dormir ó visitar algo mas en el Valle de Paredes aqui os dejo mi e-mail yoby_kanegona@hotmail.com

Anónimo 5 de marzo de 2010, 2:27  

A por cierto en el Valle de Paredes se celebra todos los años en Agosto un descenso ecológico por el rio esva, cualquier duda yoby_kanegona@hotmail.com

Jose Antonio Otero Coton 15 de mayo de 2010, 10:20  

Las Hoces del Esva y el pueblo de Paredes-- Fui mèdico en Paredes durante 9 años.Del rio lo conozco todo,desde Brieves a Naraval.He pescado muchas truchas y algun salmon en el. Recuerdo a toda la gente de Paredes: Manolo Sola,Las del Obispo, Macrina de Lasarte,Laura de Longrey,a todos los que trabajaban en la Electra del Esva.Cuando me mojaba en el rio me acercaba a las maquinas de la central para secarme.Recuerdo con mucho cariño al cura parroco Don Jesus, que se fumaba 7 puros al dia.En Paredes me nacieron dos hijos y dos mas en el Hospital de Luarca.Paredes es un pueblito precioso y el rio una gozada,los llevo en el corazon.

Jesus 5 de mayo de 2011, 1:58  

He intentado varias veces hacer esa ruta pero sin éxito por el mal tiempo, viendo las fotos tan preciosas me han vuelto a entrar ganas y espero por fin que se me logre. Me encantan los detalles de muchas fotos y del guión, del que tomo nota para no perderme nada.
Un reportaje precioso, impresionante y digno una vez más de los mejores elogios. Un saludín

Andres 9 de julio de 2011, 3:25  

Preciosa ruta!!! me la apunto en "tareas pendientes".. :-)

no tendréis el track para GPS verdad?

© http://www.semeyasdeasturias.blogspot.com/
Queda expresamente prohibida la copia y reproducción de las imágenes y textos de esta web con fines comerciales, sin el permiso previo de los propietarios.En el caso de que se utilicen para uso privado del usuario, deberá de hacerse inexcusablemente referencia directa a los propietarios de esta web y poner un link / enlance a la misma.
Los autores de este blog, en ningún caso se hacen responsables de las opiniones expresadas por los usuarios en sus comentarios.
semeyasimagenesdeasturias@gmail.com