Conocer este pequeño espacio de tierra llamado Asturias, es el objetivo con el que nace Semeyas de Asturias.

Escarpadas y abruptas montañas, frondosos bosques, rios, arroyos, cascadas, acantilados, playas y recónditas calas, configuran esta ancestral tierra de belleza indescriptible.

Conociendo, disfrutando, divulgando y colaborando en la medida de nuestras posibilidades, en la protección de sus espacios naturales, su flora y su fauna salvaje, contribuiremos a que generaciones posteriores, disfruten de esta tierra mágica, de este Paraíso Natural, que es Asturias.

Asturias, es en muchos casos el último refugio para muchas especies que caminan hacia la extinción.

Nuestra conducta cuando nos internemos en sus bosques, en la montaña no ha de ir encaminada solo hacia nuestro propio disfrute, sino a colaborar en defender la supervivencia de todos los seres vivos que comparten este espacio con nosotros.

Osos pardos, lobos, zorros, ciervos, rebecos, corzos, gamos, nutrias, etc. etc. , su existencia depende de como nos comportemos.

Solamente si respetamos sus costumbres, su hábitat natural, solamente así, tal vez mañana en la cumbre de una montaña, en un claro de un bosque podamos en compañía de nuestros hijos o de nuestros compañeros de ruta, mientras comemos un bocadillo, observarlos en todo su esplendor y compartir con ellos un momento único y mágico.



Popular Posts

viernes, 22 de mayo de 2009

Ruta del Bosque de Moal

Ruta del Bosque de Moal

La ruta circular señalizada como AS-132, tiene como punto de partida y llegada el pueblo de Moal , en las inmediaciones del mágico Bosque de Muniellos.
Se accede a Moal desde Cangas del Narcea, por la carretera AS-15 y ya en Ventanueva tomando la desviación a la derecha, que por la carretera AS-211 nos lleva hasta Moal.

Situado en el Parque de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, el cangues pueblo de Moal, aún conserva destacados valores etnográficos, como las tradicionales casas , hórreos, paneras y los cortinos, construcciones de planta circular y altos muros que sirven para proteger los truébanos de los osos.



Por dos veces intentamos realizar esta ruta, en la primera en Mayo de 2007, la niebla y una impresionante tormenta nos impidieron acabarla, en la segunda en Abril de 2009, la intensidad de la niebla era tanta ,que no nos fue posible ni comenzarla.

Las imágenes corresponden a la ruta realizada en Mayo de 2007




La ruta comienza junto al panel indicador de la misma, situado en el llamado barrio del Cascarín, en el cruce entre la carretera general que asciende hacia el Puerto del Connio y la que sale a la izquierda introduciéndose en el centro de Moal para dirigirse a Tablizas.


La tarde del día anterior habíamos llegado a Moal con un día radiante de sol y las predicciones metereológicas eran excelentes, pero ya se sabe lo que pasa con las predicciones…..

El día amanece horrible, niebla, orbayu, dudamos que hacer, por momentos parece que mejora un poco para luego empeorar más, al final decidimos intentarlo, pero siendo conscientes de que si sigue así deberemos dar la vuelta.

Etelvina la propietaria de la casa donde nos alojamos, (Casa Pasaron) , nos mira con reservas cuando nos ve salir con mochilas, nos advierte que el día no va a cambiar y da la impresión de quedarse algo intranquila cuando nos ve marchar.




Tomamos la carretera que se adentra en Moal , entre hórreos y paneras centenarias hasta llegar a la capilla de San Juliano, aquí tomaremos el camino que en sentido oeste, hacia la izquierda , cruza el río Muniellos.



Una vez cruzado el río, continuamos camino por la pista de la derecha que en ligero ascenso penetra en el bosque.



Entre castaños y robles llegamos al reguero de La Cuchada, tras atravesarlo nos encontramos con un cruce de caminos en el que tomamos la senda que se dirige a la derecha.

El día continúa tal y como había amanecido, niebla y orbayando por momentos.



Desde el camino se ve un cortín protegiendo las colmenas de las posibles visitas del oso.



La senda bien marcada nos lleva por un castañal donde nos encontramos con un gran número de corripias.


Las Corripias son construcciones circulares de piedra, donde antiguamente se guardaban las castañas recién caídas del árbol, para dejarlas curar y sacarlas con posterioridad más fácilmente del erizo que las recubre.



Al estar abiertas por arriba, las castañas eran recubiertas con helechos y ramas de espino, para evitar que en el tiempo que allí estaban se las comieran los jabalís.




Un poco más adelante, nos encontramos con un nuevo cruce donde debemos de tomar la senda que sale hacia la izquierda, que atravesando los prados de Moruecos nos conduce de nuevo hacia el bosque.




Con la amenaza constante de la niebla y con un orbayu cada vez más intenso, seguimos adelante.




A pesar del mal tiempo, el prodigioso paisaje que nos rodea, nos regala imágenes de una belleza singular.




Marchamos sin prisa, al fin y al cabo , mucho nos tememos que la niebla nos va impedir hacer la ruta completa.



Lo que permite disfrutar de pequeños detalles como ….



La senda se convierte en sendero, que por momentos se entrecruza con el arroyo que discurre a su lado.




El sendero asciende suavemente , primeramente entre robles y castaños para mas tarde convertirse en un bonito hayedo.




Las distintas especies de árboles se combinan en una maravillosa armonía de verdes, pero según ganamos altura , los verdes, dejan paso a la protagonista principal de hoy : la niebla.

La niebla , también tiene su encanto cuando te encuetras en mitad de un bosque centenario, mágico , donde tal vez tenga su morada el Busgosu.

El Busgosu, es el señor de los bosques, protege la flora y fauna que en ellos habita , vive en lo más profundo del bosque , ayuda a quienes se adentran en el bosque para enseñarles el camino de vuelta, etc…




Tras cruzar el bosque de hayas, la senda continúa el ascenso hacia el mirador de Montecín



Estamos ya muy cerca de la cumbre y frente a nosotros sabemos que tenemos el mirador de Montecín.

Una vez alcanzada la cumbre, teníamos pensado desviarnos hasta el mirador, desde de donde se tienen maravillosas vistas sobre el pueblo de Moal, el puerto del Connio y la parte baja de la Reserva Natural Integral de Muniellos, declarada en el 2001 Reserva de la Biosfera, pero la intensidad y densidad de la niebla aquí arriba era tanta, que ni se veía el mirador.

Para continuar la ruta, desde el mirador se regresaría al camino principal y se tomaría la senda de la izquierda, que se interna en un hayedo para desembocar en el Collao de Moncó; más adelante, en un cruce de caminos, deberíamos de coger el desvío que a mano izquierda, que en fuerte pendiente desciende rápidamente hasta encontrarse con la pista utilizada en el ascenso, que tomándola hacia la derecha en poco tiempo nos llevaría de regreso a Moal.


Lamentablemente nosotros tuvimos que renunciar a continuar, las posibilidades de que levantara la niebla eran nulas y continuar en esas condiciones de visibilidad, implicaba un riesgo elevado de perderse ó lo que es peor tener un accidente.

La niebla es muy mala compañera y la montaña no se va, la montaña perdura y nosotros siempre podremos volver a visitarla, así que, comenzamos el regreso por el mismo camino utilizado en la subida.



El día cada vez empeora más, el orbayu comienza a dar paso a una lluvia algo más fuerte, comienza a hacerse tarde y la “fame” (hambre) se hace notar, así que no queda otro remedio que improvisar…..



Tras la pequeña parada seguimos hacia abajo, a dios gracias habíamos tomado la decisión correcta, la niebla era mucho más intensa, el orbayu había dado paso a una lluvia más fuerte y esta a su vez a una inmensa tormenta, impresionantes rayos, truenos y lluvia torrencial.

Chubasqueros y capas de agua eran poco para la que estaba cayendo, a paso rápido llegamos a Moal, donde tras refugiarnos unos minutos en la fuente cubierta , nos esperaba una hermosa chimenea.

Esta ruta calificada de nivel medio, con una distancia de unos 11 km y una duración de unas tres horas y media, es una de las primeras rutas que se establecieron en el concejo de Cangas del Narcea, se puede realizar sin tener que solicitar con anterioridad permiso, cosa que si es necesario hacer para la ruta del Bosque de Muniellos.

La totalidad de la ruta transcurre por un monte de titularidad privada, durante todo el camino nos iremos encontrando con numerosas portillas con pastor eléctrico, que no debemos olvidar cerrar siempre a nuestro paso.

Caminando por Asturias, Caminando por el Paraíso


2 comentarios:

Nikonista 25 de mayo de 2009, 3:17  

No conozco Asturias pero lo que se ve de ella en vuestro Blog es impresionante,
dan ganas de dejarlo todo y salir corriendo para ahí y quemar una tarjeta de memoria de la cámara o más.
Las fotografías de lujo , pero si tuviera que escoger una me quedaba en la que estáis comiendo, tal vez no sea la de mayor calidad, pero tiene algo especial , sobre todo es humana .
Muy buen trabajo

francisco baena 25 de mayo de 2009, 9:55  

Pues ye una pena que nun la terminariais,nosotros la ficimos hace ya tres años,y desde el mirador,ya queda lo mas facil,pues es llano hasta el siguiente collau,y luego tienes una bona baxada hasta el ríu,pero lo mas prestosu ye la subida po el fayeu.
Prestame esi tenterete pal bocata. Un saludu

© http://www.semeyasdeasturias.blogspot.com/
Queda expresamente prohibida la copia y reproducción de las imágenes y textos de esta web con fines comerciales, sin el permiso previo de los propietarios.En el caso de que se utilicen para uso privado del usuario, deberá de hacerse inexcusablemente referencia directa a los propietarios de esta web y poner un link / enlance a la misma.
Los autores de este blog, en ningún caso se hacen responsables de las opiniones expresadas por los usuarios en sus comentarios.
semeyasimagenesdeasturias@gmail.com