Conocer este pequeño espacio de tierra llamado Asturias, es el objetivo con el que nace Semeyas de Asturias.

Escarpadas y abruptas montañas, frondosos bosques, rios, arroyos, cascadas, acantilados, playas y recónditas calas, configuran esta ancestral tierra de belleza indescriptible.

Conociendo, disfrutando, divulgando y colaborando en la medida de nuestras posibilidades, en la protección de sus espacios naturales, su flora y su fauna salvaje, contribuiremos a que generaciones posteriores, disfruten de esta tierra mágica, de este Paraíso Natural, que es Asturias.

Asturias, es en muchos casos el último refugio para muchas especies que caminan hacia la extinción.

Nuestra conducta cuando nos internemos en sus bosques, en la montaña no ha de ir encaminada solo hacia nuestro propio disfrute, sino a colaborar en defender la supervivencia de todos los seres vivos que comparten este espacio con nosotros.

Osos pardos, lobos, zorros, ciervos, rebecos, corzos, gamos, nutrias, etc. etc. , su existencia depende de como nos comportemos.

Solamente si respetamos sus costumbres, su hábitat natural, solamente así, tal vez mañana en la cumbre de una montaña, en un claro de un bosque podamos en compañía de nuestros hijos o de nuestros compañeros de ruta, mientras comemos un bocadillo, observarlos en todo su esplendor y compartir con ellos un momento único y mágico.



Popular Posts

viernes, 23 de enero de 2009

Ruta del Cares

Sin duda, la Garganta Divina, la ruta del Cares, es la zona más visitada y conocida de los Picos de Europa.

El río Cares atraviesa los Picos de Europa separando los Macizos Central y Occidental, sirviendo como vía de comunicación directa entre los valles de Valdeón y Cabrales.

La ruta tradicional comienza en la leonesa localidad de Posada de Valdeón y pasando por Caín termina en la asturiana de Poncebos o viceversa.

Desde Cordiñanes en Valdeón, el Cares se desliza descendiendo lentamente entre paredes verticales que llegan a alcanzar los 2.000 metros de desnivel.


Salimos de Posada de Valdeón, hacia el pueblo de Caín, dando nuestros primeros pasos por una pequeña pista.


Desde el principio al final de la ruta, las vistas son tan bellas como impresionantes, altas cumbres, el río deslizándose entre inmensas paredes verticales, todo un regalo para la vista y el recuerdo.


En el camino hacia Caín, nos encontramos con el mirador del Tombo, coronado por una estatua de la especie más representativa y tradicional símbolo de los Picos de Europa, el rebeco.





Un poco más a adelante se llega a la Ermita de Corona , lugar donde según la tradición, Pelayo fue coronado Rey.


Frente a la ermita de la Corona nos encontramos con el chorco de los lobos , una ancestral trampa que sirvió durante siglos para dar caza al enemigo número uno de los ganaderos, el lobo.




Se trata de una estructura circular de piedra, situada en la zona baja de la ladera y unida al vértice que forman dos empalizadas en forma de V que ascienden ladera arriba.




Esta trampa se utilizó desde hace unos quinientos años, que se tenga constancia por escrito, siendo empleada por última vez a mediados de los años cincuenta del pasado siglo.





Por una estrecha carretera nos acercamos a Caín, antiguo pueblo de pastores, famosos por su habilidad para trepar por las verticales paredes de los Picos de Europa.


En Caín , aprovechamos para hacer una pequeña parada y comer.






Con vistas como ésta , es difícil levantarse y continuar camino.




Por un estrecho sendero, nos encaminamos hacia la peligrosa y legendaria senda, que en su día construyeron los vecinos de Caín, buscando un camino imposible hacia las majadas cabraliegas.



El cauce del río cares se estrecha y las paredes de los grandes macizos rocosos también. La senda original fue abierta a primeros del siglo XX por Eléctrica del Riesgo, para la construcción del canal que aporta agua a la central hidroeléctrica de Poncebos.



Antes de que se realizara esta obra, el recorrido por esta garganta, tan abrupta como bella, podría reflejarse perfectamente con las palabras de Casiano del Prado, ingeniero de minas, geólogo y podríamos decir que uno de los primeros exploradores de los Picos de Europa : “el río entra más abajo en una estrecha canal de paredes verticales por donde solo un pájaro pudiese pasar."



Atravesamos una serie de túneles excavados en la roca .





Al comienzo vamos paralelos al cauce del río




Más adelante , en algunos tramos, el desnivel entre ambos llega a ser impresionante , hasta 800 metros sobre el río.


Por el puente de los Rebecos, a gran altura , cruzamos al otro lado de la garganta .




La belleza de la garganta impresiona en todo momento.




Entre túneles y puentes como del de Bolín seguimos nuestro camino, alternando una y otra orilla del rìo ,que se desliza cientos de metros por debajo de nuestros pies .


A uno y otro lado de la garganta ,iremos pasando junto canales que suben vertiginosamente , como la de Trea que asciende hasta la Vega de Ario, la canal Extremero, la Raiz, etc.








La senda va alternando entre una y otra orilla y ahora nos acercamos al límite entre León y Asturias, entre Valdeón y Cabrales.



Un mirada hacia atrás nos da una perspectiva de la obra realizada, gracias a la cual hoy podemos caminar por esta senda.



Cientos de metros por debajo nuestro, la antigua senda que unía Poncebos con Caín, un viejo puente, permite el paso de uno a otro lado del cauce del Cares.


En ocasiones, no será la primera ni la última vez que suceda, las cabras dan más de un susto a los montañeros que transitan por el Cares, al desprenderse piedras a su paso.



Un último túnel, la belleza de los paisajes que se ofrecen, obliga a que las paradas sean frecuentes, los paredones rocosos se cierran hasta casi tocarse o se abren hacia el cielo y el abismo.

La garganta se ensancha, y nos acercamos ya al murallón de Amuesa, con sus paredes verticales de más de 1.300 metros de desnivel .


Seguimos camino, frente a nosotros la subida a los Collados, popularmente conocida como la “Puntilla”, por ser la única ascensión de la ruta y estar situada a su final.


Justo en este punto, antes de iniciar el camino hacia los collados, a nuestra derecha, sale un pequeño sendero que en zig-zag , por un peligroso pedrero, desciende rápidamente hacia el río. Son bastantes quienes lo utilizan para evitar el ascender a la “Puntilla”, y muchos los accidentes que se provocan en el mismo.





Una vez arriba, en los Collados, sólo nos queda un descenso por un estrecho sendero, que en poco tiempo nos deja en Poncebos, punto final de nuestra ruta.

No se aconseja realizar la ruta en temporada alta, debido a las grandes aglomeraciones de gente que se producen, (en ambientes montañeros, se le suele conocer también como la ruta del ¡hola!, por la cantidad de saludos que se cruzan los usuarios ).
Para realizarla en su totalidad ,21 Km, unas seis horas, o bien vamos en una excursión organizada que nos deje en el inicio y nos recoja en el punto final, o bien se puede optar por ir en dos coches, con lo que uno va a Posada de Valdeón (por Cangas de Onís) y otro va a Poncebos y cuando se encuentren en la mitad de la ruta (Caín por ejemplo) se intercambian las llaves de los coches.
Las imágenes corresponden a la ruta realizada en abril de 2007 junto al grupo de montaña Grumar.

3 comentarios:

Ines y Jesus 2 de febrero de 2009, 2:45  

si ya las fotografias son impresionantes, verlo en directo tiene que ser...

Algun dia sin duda tendremos que ir a verlo

albertillo 11 de marzo de 2011, 13:31  

estoy planeando una escapadita esta primavera para visitar el cares... ¡¡tengo muchas ganas!! debe de ser algo impresionante...

Jesus 28 de abril de 2011, 13:10  

Es una maravilla de ruta como lo es el reportaje expuesto en fotos y en la redacción de la ruta, con detalles que pocos conocen, salvo los verdaderos montañeros y senderistas.
Un saludín

© http://www.semeyasdeasturias.blogspot.com/
Queda expresamente prohibida la copia y reproducción de las imágenes y textos de esta web con fines comerciales, sin el permiso previo de los propietarios.En el caso de que se utilicen para uso privado del usuario, deberá de hacerse inexcusablemente referencia directa a los propietarios de esta web y poner un link / enlance a la misma.
Los autores de este blog, en ningún caso se hacen responsables de las opiniones expresadas por los usuarios en sus comentarios.
semeyasimagenesdeasturias@gmail.com