Conocer este pequeño espacio de tierra llamado Asturias, es el objetivo con el que nace Semeyas de Asturias.

Escarpadas y abruptas montañas, frondosos bosques, rios, arroyos, cascadas, acantilados, playas y recónditas calas, configuran esta ancestral tierra de belleza indescriptible.

Conociendo, disfrutando, divulgando y colaborando en la medida de nuestras posibilidades, en la protección de sus espacios naturales, su flora y su fauna salvaje, contribuiremos a que generaciones posteriores, disfruten de esta tierra mágica, de este Paraíso Natural, que es Asturias.

Asturias, es en muchos casos el último refugio para muchas especies que caminan hacia la extinción.

Nuestra conducta cuando nos internemos en sus bosques, en la montaña no ha de ir encaminada solo hacia nuestro propio disfrute, sino a colaborar en defender la supervivencia de todos los seres vivos que comparten este espacio con nosotros.

Osos pardos, lobos, zorros, ciervos, rebecos, corzos, gamos, nutrias, etc. etc. , su existencia depende de como nos comportemos.

Solamente si respetamos sus costumbres, su hábitat natural, solamente así, tal vez mañana en la cumbre de una montaña, en un claro de un bosque podamos en compañía de nuestros hijos o de nuestros compañeros de ruta, mientras comemos un bocadillo, observarlos en todo su esplendor y compartir con ellos un momento único y mágico.



Popular Posts

domingo, 21 de junio de 2009

Del Lago Ercina a Vega de Ario

Lago Ercina – Majada de las Bobias - Las Reblagas - El Jito de Ario - Vega de Ario

La ruta que nos llevará desde el lago Ercina, ( 1.108 metros de altitud), al refugio de Vega de Ario, no tiene ninguna dificultad técnica aunque en algunos tramos, la pendiente es bastante elevada, alcanza su punto más alto en el Jito de Ario (1.660 metros de altitud), para luego descender hasta los 1.610 metros de altitud en el refugio del Marqués de Villaviciosa, ya en la Vega de Ario.

Tras pasar el Real Sitio de Covadonga, subimos por la sinuosa y bella carretera que nos lleva hasta los lagos de Covadonga.

El lago Enol, nos recibe bañado por la luz de un maravilloso y despejado día.


Dejamos atrás el lago Enol y nos acercamos al lago Ercina, nuestro punto de partida de hoy.

Desde aquí, ya disfrutamos de unas maravillosas vistas de una parte del llamado Macizo Occidental de los Picos de Europa ó del Cornión; tras el lago Ercina, al fondo, vemos la Torre de Santa María de Enol, la Torre del Alba, la de la Canal Parda, etc.




El camino que vamos a realizar, está perfectamente señalizado.
Discurre casi continuamente en dirección E-SE hasta llegar al Jito de Ario, donde toma dirección E-NE.

Desde el Campo la Tiese, comenzamos nuestra andadura, dejando a nuestra derecha el lago Ercina.

Pasamos entre las cabañas que forman la vega del Ercina, y enseguida comenzamos a ascender por la senda que bordea la Riega del Brazu.



El sendero se empina un poco más y asciende encajonado en la llamada Canal de la Cuenye.



Una mirada atrás desde Vega la Paré, ya salvada la subida de la canal de la Cuenye.



La niebla matinal aún se está levantado en alguna de las cumbres más bajas.


En cambio, tanto las altas cumbres, como el camino que seguimos ,está completamente despejado.




Nos acercamos al bosque del Jaedu del Oso, ya en las en las inmediaciones de la Majada de Las Bobias.

La ruta que estamos realizando, es muy representativa del paisaje del Parque Nacional de los Picos de Europa, pastizal en las zonas más bajas, pequeños bosques de hayas , que antiguamente cubrían gran parte del Parque Natural, y ya en las zonas más altas, el gran roquedal .



El sendero en ligero descenso, nos lleva directamente a la majada de las Bobias.



Atravesamos la majada de las Bobias, con sus pequeñas cabañas de piedras, mientras en los prados cercanos vacas , cabras y ovejas pastan tranquilamente.



Nosotros, como otros muchos, pasamos por este remanso de paz y tranquilidad, disfrutando del soleado día, de la belleza del paisaje que nos rodea, en cambio, tras un saludo, los pastores tienen que continuar con sus labores cotidianas, para ellos no hay domingos, festivos ...



Al salir de la majada el camino se bifurca: un sendero baja por un canal a la izquierda hacia la majada de La Redondiella, el otro, que es el que tenemos que seguir, se encamina a media ladera hacia un pequeño grupo de fallas.


Aquí de nuevo nos encontramos con una nueva bifurcación, debemos de continuar nuestra marcha por la derecha, ganando altura siguiendo los jitos y señales marcadas entre las rocas para superar los árboles por encima.


En el fondo del valle se ve la majada de Redondiella, donde hubieramos llegado siguiendo el sendero que bajaba a la izquierda.


El sendero continúa en el mismo sentido y se mantiene casi sin ascender hasta llegar al Jou Llaguiellu, donde nace un pequeño arroyo que debemos de cruzar.



Una vez cruzado el riachuelo, nos enfrentamos a la Cuesta de las Reblagas, que tras subirla, zigzagueando, nos dejará en las Campizas.



Según vamos ganando altura el roquedal va ganando terrero a los pastizales.



El camino se allana en Las Campizas, pero el sol a estas horas no da un respiro y la temperatura va ascendiendo constantemente.



En las Abedulas, el sendero asciende encajonado entre las dos lomas.



Sin prisa pero sin pausa, nos vamos acercando a la Vega de Ario, al fondo ya se pueder ver la cumbre del Jultayu, pero aún nos queda un pequeño esfuerzo más para ascender al Collado del Jito.



El paisaje comienza a cambiar radicalmente, discurriendo ahora por una zona en la que se empiezan a apreciar claramente los jous y las pedreras.


Llegamos al collado del Jito.
En sus proximidades se encuentra el Monumento Natural denominado “Sistema del Jitu”, constituido por varias cavidades subterráneas con simas que llegan a alcanzar profundidades de unos 1500 metros.

Desde aquí , las vistas que se tienen son impresionante, es difícil describir tanto con palabras como con imágenes , lo que se ve, lo que se siente.

José Ramón Lueje, renombrado montañero, excelente fotógrafo y uno de los mayores conocedores de los Picos de Europa dejó escrito: “La belleza natural se encuentra muy presente, pródiga y prodigiosamente a lo ancho y a lo largo de la tierra asturiana, pero en parte alguna es tan extraordinariamente brillante como lo es en la Vega de Ario”

Tras de nosotros el camino por el que hemos subido


A nuestro frente , de golpe, sin avisar , una impresionante vista del Macizo Central de los Picos de Europa, también llamado de los Urrieles.




A nuestra derecha , el Pico Jultayu, (1935 m), en su otra cara , mil quinientos metros más abajo se encuentra Caín y la Divina Garganta del Cares, separando el Macizo del Cornión del de los Urrieles.


Para subir al Jultayu, se puede optar por atravesar directamente la zona cárstica hacia la montaña, sorteando, como se pueda, los pequeños jous y peñas que dificultan el caminar o bien descender hasta Vega de Ario y continuar por un sendero bien marcado hacia la canal de Trea, y tras atravesar la zona de rocas tomar la bifurcación que sale a la derecha en sentido ascendente hacia el pico, que suele ser la opción más utilizada, ya que aunque la primera opción es más directa, el paso por los jous es bastante más complicado.



A nuestra izquierda , Vega de Ario, con sus pequeñas cabañas aún hoy habitadas por los pastores en la época estival.




No menos bella que las anteriores, es la magnífica panorámica que tenemos a nuestra derecha del Macizo del Cornión en que nos encontramos, Torre Santa Maria de Enol, la Peña Santa de Castilla, etc



Un poco más adelante del Colláu del Jitu, hacia la izquierda, nos encontramos con una zona llana, en ella está situada una mesa de orientación en la que se señalan, los nombres de las innumerables, cumbres, picos, torres y canales que un día despejado como el de hoy se pueden contemplar.




De izquierda a derecha, sobresalen las cimas del Neverón del Uriellu, Pico Dobresengos, Agujas de los Cabrones, Pico Cabrones, Torrecerredo, Torre Bermeja, etc.



Con unas vistas así, quien puede evitar pararse a tomarse “un respiro”, o dos, o tres o …..



Desde la mesa de orientación podemos continuar nuestro camino en varias direcciones, como señalábamos antes directamente hacia el Jultayu, o bien seguir el camino marcado con pintura amarilla, que lleva por la Vega Vieya hasta Las Arredondas, donde está el Refugio ó seguir de frente hacia el Este hasta La Vega de Ario.


Para continuar en dirección hacia las Arredondas o a Vega de Ario, hay que cruzar un gran nevero, que a pesar de darle el sol durante muchas horas al día y estar ya en el verano en algunas partes tiene más de metro y medio de profundidad.




Rápidamente ya tenemos a la vista, en el fondo de la vega, el refugio del Marqués de Villaviciosa , llamado así en recuerdo de D. Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós.

Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós, fue un hombre polifacético ( político, escritor, diputado, senador, periodista, abogado, etc.), pero sobre todo fue un amante de la naturaleza y un enamorado de los Picos de Europa.

El 5 de agosto de 1904 junto a Gregorio Pérez «El Cainejo», consiguió hacer cumbre en la cima del Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes , convirtiéndose así en los dos primeros escaladores que lo conseguían.

Gracias a su labor política , el 22 de julio de 1918, el que hoy conocemos como Parque Nacional de los Picos de Europa, tuvo el honor de ser el primero en ser declarado Parque nacional de España, recibiendo el nombre de Parque Nacional de la Montaña de Covadonga.

“Enamorado del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en él desearíamos vivir, morir y reposar eternamente, pero, esto último, en Ordiales, en el reino encantado de los rebecos y las águilas,…”; escribió para el prologo de un libro sobre los Picos de Europa y sus deseos se vieron cumplidos , y allí en el Mirador de Ordiales, no muy lejos de aquí, desde 1948 descansan sus restos mortales.




Camino de las Arredondas por Vega Vieya, con las Peñas Santas como telón de fondo.




A la entrada del refugio, punto de partida o de descanso de tantos y tantos montañeros.



Reponiendo “carburante” en la fuente de las Arredondas



Tras la visita al refugio y llenar las cantimploras con el agua fria y cristalina que mana de la fuente de las Arredondas, nos acercamos a los derrumbes que caen hacia el rió Cares.

Justo al lado izquierdo de estas cabañas construidas al abrigo de las rocas y de las que hoy apenas se conservan los muros, el sendero se bifurca, hacia la izquierda a la canal de Trea, que baja hasta la ruta del Cares, en las cercanías de Caín, y de frente sigue hacia el Jultayu.




Con mucho cuidado y precaución nos vamos acercando a los derrumbes, entre las rocas nos encontramos con lagartijas de la especie Serrana (Lacerta monticola), de vientre verdoso y las más jóvenes con su cola azul.


La vista desde el borde es impresionante , de cortar el hipo, pero peligrosa, un paso en falso y …..




De regreso a la vega , paramos cerca de las cabañas , es un buen lugar para parar a reponer fuerzas, corre una ligera brisa que se agradece, ya que la temperatura es elevada.

Enseguida cuatro pequeñas “xatinas”, sin parar de jugar entre ellas, se acercan a observarnos con mirada curiosa y hacernos compañía.


Llega la hora de regresar, como en tantas ocasiones cuesta levantarse y dejar este paraíso, esta maravilla de la naturaleza.

Volvemos por nuestros pasos, ahora camino del Jito de Ario, atravesando de nuevo el nevero que tuvimos que cruzar antes.

¿Si sacamos la fotografía del contexto, quién diría que esta tomada a tan solo 1.600 metros de altitud y a finales del mes de Junio?



Antes de dejar atrás la mesa de orientación un último repaso a las distintas cumbres.




Los Urrieles lucen , brillan bajo la luz de la tarde.





Dejamos ya Vega de Ario, un lugar que enamora y hechiza de por vida, sin excepción grandes montañeros, senderistas, amantes de la naturaleza, etc... se van con la sensación de tener que regresar algún día.


La luz de la tarde nos regala una bonita imagen del camino de regreso.





El descenso es largo y hay que tomarlo con calma, ya son unas cuantas horas de caminata y además hay que aprovechar para disfrutar del paisaje.



La temperatura sigue siendo muy alta, todo el descenso se hace con el sol de cara, la sensación térmica es muy elevada, hay zonas en las que no corre una gota de aire, y hay que aprovechar una pequeña sombra ya muy cerca de las Bobias para hacer una parada .


¡ Hasta las ovejas buscan refugio en las escasas sombras de la majada de las Bobias ¡.



Bajamos la Cuenye, la Riega del brazu y ahi esta esperándonos , bajo la luz del atardecer, hermoso como siempre, pero tal vez hoy más aún , el Lago Ercina.


Un par de cientos de metros más y ................





Y para finalizar una última imagen del día, Torre Santa María de Enol.



¿ Hay algo mejor qué tomarse una cerveza tras un día como el de hoy mientras disfrutas de esta vista ?






Caminando por Asturias, Caminando por el Paraíso

8 comentarios:

German (mostoles) 20 de julio de 2009, 3:21  

Impresionante entrada, las fotografías estupendas, la descripción de la ruta muy amena.
Pena que no sea de Asturias, que como fuera mañana me iba a hacerla. que envidia

Saludos

Alejandra y Mario 20 de julio de 2009, 7:46  

Buenas tardes, somos una familia sevillana, este mes de Agosto nos vamos a Asturias, nos gusta mucho el senderismo, pero como comprenderéis por aquí no tenemos vuestras montañas, hemos visto esta ruta y nos encantaría hacerla, pero tenemos la duda que si nuestros hijos podrán hacerla uno tiene nueve años y el otro 11.
Ya vemos que vuestro peque la hizo pero debe de estar muy acostumbrado a ello , ¿Podríais decirnos cuanto tiempo os llevo hacerla ?
Un saludo y enhorabuena por vuestra magnifica web.

Luisma 20 de julio de 2009, 23:46  

Alejandra, Mario, entiendo que con esas edades están capacitados para hacerla, ahora bien , cada niño como cada adulto es un mundo, por tanto…
En cuanto al tiempo, mirad, subiendo tranquilamente, parando a hacer fotografías, a contemplar el paisaje, desde el Campo la Tiese en el lago Ercina hasta la majada de las Bobias tardamos unos cincuenta y cinco minutos, de allí al Jito de Ario una hora y cuarenta minutos, y del Jito a la Vega unos diez , quince minutos.
En total dos horas y cincuenta minutos.
Para bajar, aproximadamente lo mismo ya que nos lo tomamos con mucha calma.
A esos tiempos deberíais añadir el tiempo para comer etc.
Todo esto contando con salir del Campo de la Tiese, que si subís en autobús y os deja en el aparcamiento de Buferrera, debéis añadir otros veinte minutos para la ida y otros tantos para la vuelta.
Gracias por vuestro comentario , un saludo

Juan José 28 de julio de 2009, 10:38  

Felicidades por el blog.

Que envidia me dais. Soy lo que "vuestro" Presidente llama una leyenda urbana, asturiano nacido en Infietu hace 57 años y emigrado a Tarragona hace 30. En junio estuve por la tierrina y me fuí a hacer la ruta circular a Los Lagos, con un día tan buenu como el vuestru,Les Foces del Pinu y la Garganta Divina del Cares (de Cain a Poncebos, como mandan los canones.

Espero con impaciencia las actualizaciones anunciadas.

Un abrazu

Pin el fiu la Xuana 29 de julio de 2009, 7:42  

Asturiano de nacimiento y emigrado como Juan José, él en Tarragona yo en Canarias, hace tiempo que sigo vuestra web, es como un lazo de unión con nuestra tierra para aquellos que por una u otra cosa estamos lejos.

¡Ay, Asturies que guapina yes !

¡Quien estuviera en Asturies en todes les ocasiones !

Una abrazu, coyacius.

Jesus 29 de abril de 2011, 1:19  

Pues como no estoy muy habituado a escribir comentarios en el bloc pues que tras escribirlo se me ha borrado jajaja. Os decía que la ruta preciosa, el día extraordinario, - !qué suerte por cierto!-, las imágenes como todas las del bloc para quitarse el sombrero y el guión con unos detalles fenomenales, que me lo he leído varias veces y super bien... es como si lo vas haciendo, o en este caso recordándolo de cuando lo has hecho y cayendo en detalles que había pasado de largo.... quizás cuando la hacemos por la subida, el cansancio, el camino de piedras y complicado nos hacen ir subiendo y comiendo las distancias y no nos percatamos de muchos detalles y maravillas que nos pasan desapercividas... Pues eso que si te has currado las imágenes también el contenido del guión.
¿qué decir ? que tienes una maravilla de bloc y que día a dia con calma me lo iré recorriendo una dos, tres o las veces que hagan falta..... creo que merece la pena y vosotros seguir aumentando el bloc, creo que es el mejor de cuantos están colgados, sin lugar a duda... y aunque sea repetitivo que ENHORABUEA Y FELICIDADES.
Un saludín

saetismo 30 de mayo de 2011, 4:17  

Hice esta ruta el sábado y es espectacular, especialmente las vistas que se disfrutan a partir del Jito de Ario de ambos macizos, occidental y central. El trato de la familia que regenta el refugio genial, era el primer refugio que visitaba y desde luego que repetiré experiencia en Picos.

Aprovecho para dar la enhorabuena y las gracias al creador de este blog, que para mí ya es toda una referencia a la hora de recorrer la geografía asturiana. No soy asturiano, pero vivo en León, y estoy enamorado del principado, y voy siempre que puedo.

Conozco muchos de los rincones de los que aquí se hablan, pero cada vez que voy más me gusta Asturias porque siempre tiene algo nuevo que ofrecerme :)

Lo dicho, gracias por este magnífico blog.

Agenda de Cocina 7 de diciembre de 2011, 14:12  

La primera vez que pisé la Vega de Ario tenía 12 años, era septiembre de 1970, y ver aparecer las cumbres del macizo central entre la niebla, me enganchó a la montaña de por vida.
Muchas gracias, de corazón, por estas rutas por la montaña asturiana que, gracias a tus fotos, recorro desde Madrid. Y al chaval -supongo que tu hijo- mucho ánimo; recordará estas excursiones toda su vida.

© http://www.semeyasdeasturias.blogspot.com/
Queda expresamente prohibida la copia y reproducción de las imágenes y textos de esta web con fines comerciales, sin el permiso previo de los propietarios.En el caso de que se utilicen para uso privado del usuario, deberá de hacerse inexcusablemente referencia directa a los propietarios de esta web y poner un link / enlance a la misma.
Los autores de este blog, en ningún caso se hacen responsables de las opiniones expresadas por los usuarios en sus comentarios.
semeyasimagenesdeasturias@gmail.com